Karaage


El tori no karaage (から揚げ) o pollo frito marinado al estilo japonés es uno de los platos más apreciados y disfrutados por los japoneses en las fiestas populares (matsuri) aunque también se come en casa o en la izakaya como aperitivo (con una buena cerveza fresquita está ideal), en los obento o comida para llevar o en casa como plato principal (acompañado de una ensalada, por ejemplo).

Para preparar tori no karaage, o simplemente karaage, necesitaremos dejar el pollo marinando en una mezcla de salsa de soja, sake, jengibre y ajo, algunos de los ingredientes básicos que no deberían faltar en tu despensa.


Las proporciones son orientativas, así que si en casa os gusta mucho el ajo o el sabor del jengibre podéis añadir un poco más (o si por el contrario van a comer karaage vuestros niños pequeños y no queréis hacerlo tan fuerte, podéis preparar menos líquido de maceración).Es una receta muy fácil de hacer y gusta a todos, así que… ¡ánimo con ella!

  • Dificultad: Súper fácil
  • Tiempo: 30 minutos (+ tiempo de maceración)
  • Comensales: 2 personas

Ingredientes para la receta de karaage:


  • 2 contramuslos (o 1 pechuga) de pollo deshuesado (con piel)
  • Una bolsa de cierre hermético (tipo zip-lock)
Para el marinado:

  • 4 cucharadas de salsa de soja japonesa
  • 4 cucharadas de sake
  • 1 cucharadaita de jengibre en polvo
  • 1 diente de ajo machacado
Para el rebozado:

  • Harina
  • Sal y pimienta
  • Aceite de girasol

Preparación de la receta de karaage:

  1. En primer lugar,  preparar el pollo, que vamos a cortar en trozos desiguales individuales (que podamos comer a bocados, pero no demasiado pequeños), siempre manteniendo a ser posible la piel, porque le dará un toque extracrujiente. Salpimentar levemente y meter los trozos de pollo en una bolsa con cierre hermético (tipo zip-lock).
  2. A continuación, preparar el marinado mezclando en un cuenco o recipiente hondo la salsa de soja, el sake, el jengibre y el ajo picado (es mas conveniente molido).
  3. Verter la mezcla del marinado en la bolsa. Cerrarla, repartir bien la salsa del marinado entre todos los trozos de pollo y reservar en el frigorífico mínimo 30 minutos (ideal, 24 horas).
  4. Pasado ese rato, preparar una sartén u olla con abundante aceite caliente.
  5. Sacar el pollo de la bolsa y enharinarlo, pasando cada trozo por un cuenco con harina para, a continuación, freírlo en abundante aceite caliente.
  6. Cuando estén doraditos, sacar los trozos de pollo y escurrir (en rejilla o papel de cocina) antes de servir, bien calientes.




Me despido con este video:

-Esteban Montero


 

Entradas más populares de este blog

Rocoto Relleno Casero

Chupe de Camarones/Langostinos